Jueves, 03 de Noviembre de 2016

De Alberto Fernandez San Juan

El otro Cyrano

Dramaturgia de Alberto Fernández San Juan, sobre una idea original de Cyrano de Bergerac (1619-1655) Textos de Cyrano de Bergerac y E. Rostand

Lunamante es un texto metateatral. Pone en escena el drama de Ser- Otro al confrontar al Cyrano literario con Hercule -Savinien Cyrano de Bergerac, filósofo libertino, materialista y ateo del siglo XVII, quién en su obra capital, El Otro Mundo, declaró su amor a la Luna como símbolo de la relatividad de los puntos de vista.
Así, el personaje Cyrano de Bergerac aparece como un doble siniestro en la otra escena del Cyrano histórico. El Cyrano de Rostand se evidencia como concepto, como idea platónica encaramada en una nariz superlativa, un florete y un puñado de cartas bien escritas: Un sujeto singular suplantado por un discurso amoroso persuasivo.
¿Y si la verdad del Cyrano histórico son las capas de discurso generadas por su propia pluma y no por la de Rostand?
El drama de Lunamante es el del singular universal en lucha con su ilusorio metafísico. Es la palabra tronando en escena en lucha con la mera literatura dramática. El Cyrano-Rostand estalla como cuentas de cristal y en una de sus esquirlas, que viajó hasta la luna está preso Hercule –Savinien Cyrano de Bergerac, peleándose con sus reflejos multiplicados, mientras parece exclamar: Seamos verdaderos, seamos teatrales.

Matías Méndez





e-planning ad