Viernes, 22 de Enero de 2016

De Mauricio Kartun

La riqueza poética de su lenguaje, la originalidad de su imaginario y la hondura de su planteo han hecho de La Madonnita una de las piezas teatrales argentinas más celebradas de los últimos años.

Buenos Aires a principio de siglo. En los retretes de las fondas, de los dancing, de los cafetines, un hombre sombrío vende con gesto cómplice las fotos voluptuosas de La Madonnita y de su oscuro partener sexual.

Una ciudad de hombres solos, desesperados, que han hecho de esa mujer inmóvil su virtual compañera de cama





e-planning ad