Domingo, 16 de Octubre de 2016

De Eurípides

"En el mundo de la razón griega, Medea -la otra, la extranjera- es astuta, taimada, doble, certera con su magia para llevar a cabo sus designios, y con esas armas logra vencer a sus enemigos en territorio propio.

Enmascarado en el ultraje del abandono de un amor antes compartido, Medea habla del erotismo del poder.

Sus personajes -como en todas las tragedias griegas- son los que tienen trato con los dioses del Olimpo: héroes, reyes, mujeres e hijos de linajes que sostienen la urdimbre del poder y sus pasiones.

La gran apuesta de Eurípides es que la que soporta esa urdimbre no sólo es mujer (los atenienses ya conocían a Antígona­) sino una bárbara, palabra con que la lengua griega designaba al extranjero.

Esta versión de Medea, respetando la dramaturgia del texto original, ha tratado de recrear con el lenguaje una distancia estética que produzca en el espectador la ilusión de seguir escuchando la voz de Eurípides en una travesía de dos mil quinientos años." Lucila Pagliai

3 de agosto de 2009

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad