Lunes, 24 de Octubre de 2016

De Mariano Campi

En una tormenta cualquiera, la realidad y la ficción entran en un cortocircuito espacio-temporal. Un hombre, una mujer y un televisor, protagonizan el episodio.
La televisión gobierna el mundo y se fagocita los tiempos libres de los individuos con un nuevo programa que festeja la violencia. Una vida de película par salir de la realidad.
Se rompe la molicie, mujeres mueren para ser bellas.

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad