Domingo, 17 de Enero de 2016

De Susana Torres Molina

Cuando la ciudad reposa, luego de un día ajetreado, en su profundo y monótono gris, cuando sus habitantes, cómplices, se recuestan en sus patéticas y oscuras vidas, cuando pareciera que ya nada malo puede ocurrir, en una especie de pacto de descanso, de las propias sombras urbanas renacen, cada noche, unos seres eternos y perversos, símbolo de la raza que representan, que se alimentan de él.

INCONVENIENTE PARA MENORES DE 16 AÑOS





e-planning ad