Sábado, 05 de Noviembre de 2016

De Bertolt Brecht

La Banda de la Risa

La obra
La acción de Un hombre es un hombre se desarrolla en Kilkoa, India, en 1925. Galy Gay es un humilde changador, de origen irlandés, que sale un día a comprar pescado, y en el camino se encuentra con tres soldados ingleses del ejército imperialista que deben encontrar a toda costa un reemplazante para su cuarto compañero, Jip. Es así como comienza el proceso de transformación de Galy Gay en Jip, conversión a la que se somete a cambio de una recompensa, pero que lo llevará a renunciar totalmente a su identidad y a su vida anterior. Como señala uno de los personajes, con esta obra Brecht demuestra “que con un hombre se puede hacer lo que se quiera”. Y como afirma Frederic Ewen en Bertolt Brecht. Su vida, su obra, su época, en Un hombre es un hombre el dramaturgo alemán “ha vislumbrado la alienación del hombre hecho máquina y el conformismo social.

“Sólo 27 años tenía, en 1925, un muchacho que con una extraordinaria visión e inspirada clarividencia futurista observó el comportamiento de los hombres de esta época y lo expresó con precisión y poesía. Ese muchacho crearía mas tarde un teatro dirigido a educar el pensamiento y a despertar la conciencia de los pueblos….
Mann ist mann o Un hombre es un hombre es la denuncia contra la ambición de sistemas que destrozan de manera indiscriminada la identidad, apropiándose de ella y transformándola para su usufructo….Ese muchacho se llamaba Bertolt Brecht.
Con este espectáculo La Banda de la Risa festeja sus 25 años de producción ininterrumpida. A través de estos años, actores y actrices nos hemos desarrollado en variadas estéticas y géneros; el clown, el teatro gauchesco, la comedia del arte o el varieté, compartiendo experiencias altamente nutritivas. Es para nosotros un maravilloso desafío encontrarnos hoy jugando en una pieza teatral con la que coincidimos no sólo en su estética sino en su aspecto ético, en su pensamiento y en su discurso. Queremos aportar una reflexión en un mundo sórdido con la intención de ayudar a abrir bien grandes nuestros ojos….miremos juntos.”

Claudio Gallardou

La Banda de la Risa
La Banda de la Risa se formó en 1985 como resultado de la investigación y el estudio en varios circos que se presentaron en Buenos Aires. De allí surgió su primer espectáculo: Homenaje al Circo, obra de teatro callejero construida con reprisas payasescas, rutinas y canciones intercaladas con juegos circenses. En 1989 se asociaron al C.E.L.C.I.T. y estrenaron en el Teatro Nacional Cervantes Los Faustos o Rajemos que viene Mefisto, una personal versión desde la política de los payasos, tomando el texto Fausto Criollo de Estanislao Del Campo (poeta argentino), sumado a la música de la ópera de Gounod y a la estructura de la obra Faust de Goethe, logrando así un espectáculo dirigido a los jóvenes y a la familia. Este espectáculo fue asimismo presentado en 1990 en la Sala Casacuberta del Teatro San Martín. Le siguieron presentaciones en inglés y en español en festivales internacionales de teatro de las siguientes ciudades: Vancouver, Edmonton, Calgary, Winnipeg (Canadá, 1990); Seattle (Estados Unidos, 1990); Caracas, Barquisimeto, Puerto Ordaz, Maracay, Isla Margarita (Venezuela, 1990); Asunción (Paraguay). Edimburgo Glasgow, Invernes, Faife (Escocia, 1991); Londonderry (Irlanda del Norte, 1991); Montevideo (Uruguay, 1994). También se presentaron en el interior del país en Entre Ríos, Santa Fe, Río Negro, La Pampa, Mendoza, Córdoba.
En 1991 y, siguiendo los pasos del teatro nacional, La Banda de la Risa se cruzó con el Martín Fierro, de José Hernández, obra máxima de la literatura gauchesca. Volvieron al teatro del circo para contar nuestra historia sin solemnidad; por eso mezclaron las imágenes criollas caricaturescas de Molina Campos (pintor argentino), con la música y las destrezas en la lucha de espadas y facones, logrando así una verdadera fiesta teatral dedicada a los artistas del circo criollo, verdaderos creadores del teatro en el Río de la Plata. El espectáculo fue estrenado en la Sala Casacuberta del Teatro San Martín.
En 1994 el grupo estrenó La Comedia es Finita, una versión libre de la ópera Pagliacci de R. Leoncavallo, en la que se entremezclaron diversas expresiones del antiguo varieté. En ella se fundían la historia de los cómicos que representaban el show y la propia realidad de una compañía en crisis donde el odio, la traición amorosa y la venganza formaban parte de un hecho cotidiano. Tanto el humor como la tragedia, como las sombras dramáticas de un supuesto cine mudo en blanco y negro estaban presentes como elementos expresivos. Durante la temporada ganó diversos premios A.C.E.
En 1996 el grupo presentó una versión del Arlecchino, servitore di due padroni de Carlo Goldoni titulada Arlequino (presentada en la Fundación Banco Patricios con coproducción del Teatro San Martín), valorizando la actuación de la clásica comedia del arte y generando un espectáculo envolvente donde la música, las destrezas acrobáticas, el humor y la poesía eran los protagonistas. Esta obra fue presentada durante dos años, en los cuales se realizaron giras por la ciudad de Santiago de Chile, participando en las jornadas culturales argentinas organizadas por la Cancillería. Arlequino también fue galardonada con los premios A.C.E.
En 1999 se estrenó Puck, sueño de verano, versión de Sueño de una noche de verano de Shakespeare, presentada en La Trastienda, con coproducción del Teatro San Martín. En 2000 el grupo repuso Arlequino y en 2001 estrenó El Pelele, versión libre de Claudio Gallardou basada en la obra El Señor Badanas de Carlos Arniches. En 2005 La Banda de la Risa presentó una versión teatral para grandes y chicos de Caperucita y el lobo.

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad