Domingo, 31 de Enero de 2016

De Manuel Lotersztein

Estaciones de trenes en cuyos andenes intentamos olvidar y nos interrogamos hacia dónde nos dirigimos. Estaciones del año, cuando la naturaleza se dispara en colores y temperaturas diversas. Estaciones del amor en las que los sentimientos florecen, resplandecen, declinan y se extinguen para resurgir una y otra vez...

"En "El Juego de las Estaciones" intento explorar estos universos a través de una pareja que conocerá los gozos y desventuras del juego más antiguo del mundo: el amor. Un juego en el que ambos participantes ganan y pierden al mismo tiempo. Luisa y Mario se conocen casualmente en la Estación. Es primavera y ambos recorrerán el sinuoso sendero de los amantes. Pero el juego puede terminar de diversas maneras. O no terminar. O terminar y.... Como todos los juegos, el final es imprevisible", comenta Manuel Lotersztein





e-planning ad