Jueves, 14 de Enero de 2016

De Mauricio Dayub
Una función que generó una gran expectativa y que convocó una nutrida asistencia de público, lo propio ocurrió con las dos siguientes del sábado 17 y sábado 24, a tal punto que en las tres hubo que agregar filas de sillas tanto adelante como a los costados de la sala, sin poder evitar que aún así haya gente de pie..El fenómeno que produce esta pieza parece renovarse. Pese a su relativamente corto tiempo de existencia, El Amateur representa una de las obras de mayor repercusión popular dentro de la dramaturgia argentina más reciente, sin dudas una experiencia teatral destinada a convertirse en un clásico. Todo un desafío que retorna de la mano experta de Dora Baret, y de un par de actores que, en la piel de los entrañables Lopecito y el Pájaro, sorprenden por su presencia escénica, su potencial expresivo y su capacidad de emprendimiento, ya que también son responsables de la producción, la escenografía y el vestuario. Ellos son Carlos Folias y Julián Caisson, que han recibido entrenamiento actoral tanto de Agustín Alezzo como de la propia Dora Baret, y que dan el tipo físico e interpretativo ideal para recrear aquellas inolvidables caracterizaciones de Dayub y Vando Villamil. La conocida actriz, que debuta como directora integral luego de una experiencia compartida en su anterior puesta, Un tranvía llamado deseo, retoma este exitoso texto, aún fresco para una gran cantidad de espectadores de teatro. El objetivo es tan creativo como ambicioso: establecer una relectura de la obra desde el aspecto visual, dramático y escénico




e-planning ad