Martes, 18 de Octubre de 2016

De Gabriel Virtuoso

Una comedia, a veces delirante, que aborda la temática de la militancia política y sus utopías. Traiciones, tradiciones, verdades a medias, afectos viscerales, vínculos casi familiares, personas que pecan de personajes, compañeros de lucha, camaradas de café, parte del folklore político nacional, mezclado con la creatividad, las vanidades y las miserias propias de los artistas. ¿Hasta dónde "la realidad" afecta a los militantes?, ¿Quién define esa "realidad -verdad"?, ¿Cuál es el sentido de militar políticamente?, ¿Qué pesa más, el afecto ó la ideología?, son algunas de las preguntas claves que recorre esta nueva propuesta de Virtuoso.

Síntesis Argumental

Corre el año 2045, el panorama ecológico es desolador, ya no se puede sobrevivir bajo la luz del sol. En este contexto, un grupo minúsculo de militantes teatrales, peronistas y revolucionarios, prepara los festejos del centenario del 17 de octubre. El Estado Nacional Justicialista promueve un plan de "viviendas subterráneas dignas" y asegura, desde su propaganda, que "a todos nos va bien". Un dirigente del grupo regresa de un viaje que ha realizado por todo el país, y les propone a los otros sumarse a la fuerzas del estado prebendario. Los actores - militantes, al borde de la disolución, se cuestionas sus convicciones y utopías. Surge la luz de la esperanza; las transmisiones que realizan, diariamente, de una telenovela de los '70, produce que recuerden la situación desoladora del país, dándoles así la fuerza necesaria para realizar una gran convocatoria para el 17 de octubre.

Al poco tiempo, el "traidor" regresa apoyándolos en esta nueva iniciativa; al mismo tiempo que el gobierno los intenta infiltrar para copar el movimiento y destruirlo. El mismo presidente de la nación manda un mensaje grabado para seducirlos e imponerles, de manera "amena y agradable", el cese de su militancia.

Entre tanto, el "traidor" descubre, llevado por la fuerza de sus afectos más profundos, el verdadero sentido de sostener el movimiento teatral y revolucionario, motivado por el sentido y la fuerza de la utopía.

"Comencé a jugar imaginando posibles movimientos partidiarios en el marco de las circunstancias sociales, políticas y económicas donde éstos se desarrollarían. Construí un porvenir donde los ciudadanos no podrán exponerse a la luz solar, ya que de por sí, los rayos UV de ésta los calcinarían. Imaginé un estado manejado por un partido político único y omnipresente que se expresará a través del discurso hegemónico: 'A todos nos va bien'. Imaginé las consecuencias de estos nuevos e hipotéticos escenarios de desastre ecológico y disolución de movimientos sociales. El concepto de 'poner el cuerpo' en la militancia se me presentó como análogo al de 'poner el cuerpo' en la actuación. Los protagonistas de la obra se fueron definiendo como actores en los dos sentidos, teatral y político. Estos militantes son comediantes, son militantes políticos, son una pequeña sociedad que comparte un espacio ideológico, teatral y; sustancialmente, sentimental", comenta Gabriel Virtuoso





e-planning ad