Viernes, 04 de Noviembre de 2016

El Grupo EXIT presenta su octava producción, "Lazarillo de Tormes" versión libre de Marisa Oroño basada en la novela medieval.

La pobreza ha existido siempre en las civilizaciones que conocemos, y ha sido el problema a resolver más difícil de todos, ya que es la causa y consecuencia, al mismo tiempo, de más dificultades sociales que generan otra serie de inconvenientes.

Lazarillo de Tormes marca la aparición de la novela picaresca que pone como centro de la acción al pícaro, surgido de las clases más bajas que encarna la figura del antihéroe. Su conducta esta marcada por el engaño, la astucia, el ardid y la trampa ingeniosa. En el caso de Lázaro, necesita valerse de esto para poder sobrevivir a los amos que le tocan en suerte y salir airoso de la continua batalla que libra contra su peor enemigo: el hambre.

Pero, más allá de sus valores como genero literario y como obra cumbre, encierra una profunda y descarnada crítica a una sociedad en la que el maltrato y el trabajo infantil son vistos como algo normal. En la que la hipocresía es el pan de cada día, transformándose en un velo tras el que se oculta la permisividad de la tortura psicológica y física.

No es la primera vez que el Grupo EXIT elige una obra clásica para expresar sus ideas. En esta oportunidad decidió abordar El Lazarillo de Tormes, aceptando el desafío que conllevó realizar la adaptación dramática del texto original. El trabajo se centró en los tres primeros tratados, los que sintetizan, a nuestro entender, los padecimientos del personaje principal y las consecuencias de su comportamiento y accionar. En este sentido podemos mencionar que los ejes temáticos versan sobre la educación por medio de la violencia, la discriminación y la hipocresía; temas vigentes que vinculamos con la realidad de los "chicos de la calle".

A pesar de la vigencia del tema, el grupo prefirió mantener temporalmente la obra en el medioevo, lo cual se marca a través del vestuario y la música elaborados según la estética de la época. De esta manera se pretende lograr un efecto de distanciamiento que permita al espectador reflexionar profundamente sobre una lacra que luego de miles de años de civilización sigue aquí, en la tierra, aferrada y creciente.

Una vez más, EXIT se plantea un espacio escénico despojado, en donde se privilegia la actuación por sobre los elementos que puedan acompañar a "decorar" la puesta en escena, sin por ello dejar de resaltar la importancia en el aprovechamiento máximo de la iluminación, el vestuario y la música como parte indispensable de una poética propia.





e-planning ad