Viernes, 21 de Octubre de 2016

Uno de los problemas estéticos de nuestros tiempos, (y que muchas veces exceden incluso el campo de lo estético), reside en la dificultad de determinar qué es lo falso y qué lo verdadero. Y, llevado esto al lenguaje del teatro, pensamos, que la gran discusión de este tempo sobre lo que es verdadero y lo que no, se resuelve en la presencia de lo real.. Ya no importa si es verdadero o no, nos interesa su realidad.

Nos proponemos entonces, que, Esta es nuestra Sophie Calle, sea una parte física y real de los mismos actores. Primero como actores en sí, después como sujetos de pérdidas amorosas. Lo privado (una clase de teatro) y la autobiografía están presentes. Si es verdad o mentira lo que se narra no es lo que importa, en tanto exista la realidad de ese acontecimiento.

Es decir que la obra se constituya en una realidad nueva, mitad verdad, mitad mentira, construida, desde y sobre, el cuerpo de los actores.





e-planning ad