Sábado, 05 de Noviembre de 2016

De Dora Milea

Cuatro personajes/seres transitan una secuencia que se repite dócilmente como el sentido de la vida. Sorpresivamente algo inesperado hace que ésta se interrumpa y, muy a su pesar, todo empiece a modificarse. A partir de ese momento quedarán a merced de los incomprensibles caprichos de un ser que nunca veremos. Deberán resolver las necesidades más elementales e iniciarse en la difícil dinámica del uso de la razón. Este aprendizaje conduce al descubrimiento de que el hombre no es dueño de su vida ni de su muerte





e-planning ad