Lunes, 17 de Octubre de 2016

De David Storey

Después de los elogiados y premiados trabajos con “El efecto de los rayos gamma sobre las caléndulas”, “La prueba” y el año pasado con “La duda”, el director Carlos Rivas regresa al autor inglés David Storey (responsable de la recordada obra que Rivas dirigió en 1981, “El vestuario”), nominado al Tony por “Hogar”, y considerado hoy en Inglaterra como uno de los mejores escritores contemporáneos.

Dos hombres de mediana edad algo formales y aparentemente amigos, se encuentran en un parque para tomar sol y conversar amablemente. La charla se desenvuelve en forma amena, pero no todos los comentarios son lo suficientemente explícitos como para establecer una plena comunicación. La tarde se nubla varias veces, amenazante, y otras tantas el cielo se abre dándole al sol una oportunidad más. Cuando ya no pareciera haber motivos para permanecer allí, la llegada de dos singulares mujeres despertará la inquietante ilusión de una fantástica aventura romántica. No exentos de promiscua sexualidad y decididos a construir una jornada inolvidable para los cuatro, las parejas, aunque dificultosamente, se establecen. Pero en una suerte de absurda batalla de los sexos, los acontecimientos se precipitan en una extraña confusión de malentendidos y alusiones escandalosas.
Todo se altera aún más con la aparición de un insólito personaje que introduce en el grupo un marcado sesgo de violencia sin sentido, casi animal. La tarde se nubla demasiado, se despiertan oscuras discusiones y la posibilidad de concretar los deseos y fantasías que se desataron parece alejarse.
La caída del sol será el desenlace con una sorprendente cadena de secretas confesiones.

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad