Sábado, 16 de Enero de 2016

"Vida, poesía y demencia de Jacobo Fijman. "

Para Fijman: el Padre, el Hijo y hasta el mismo Espíritu Santo son poetas. Recuerda que desde chico lo llamaban el poeta. Su cuerpo desde muy temprano se acostumbró alimentarse del dolor. Buscar la verdad es siempre doloroso y el que no se anime jamás será poeta. "Vivir en el hospicio no puede cambiar, ni limitar mis sentimientos sobre la poesía, ni dañar mi espíritu más de lo que por destino le fue reservado. Pequeño sería el artista que se dejara ganar por el sufrimiento. Por el contrario, a partir de allí comienza el trabajo."





e-planning ad