Sábado, 12 de Noviembre de 2016

Marcelino, un muchacho de provincia dueño de una fábrica de chocolate en su pueblo, decide venir a la capital con su madre, a fin de intentar conocer una chica liberal con la que pueda casarse. Tanto su madre, como su tía -quien los alojará en su casa- ayudarán al muchacho en este emprendimiento. De esta manera conocerá a Maribel a quien elegirá como futura esposa.

Sobre la puesta en escena
Lo prostituido no es el individuo, sino la mirada cuya viscosidad y cuya capacidad operativa revela la podredumbre interior de una sociedad enmascarada bajo los buenos principios y las buenas palabras.
Todo será verdaderamente absurdo. Tan absurdo como lo es, una mirada "prejuiciosa" ante los demás y sus circunstancias.
Nada es exactamente lo que parece. Nada parece exactamente lo que es. (Dora Milea - Directora)

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad