Martes, 18 de Octubre de 2016

De Ana Romasco

El Doctor Jeckyll y Mr. Hyde están nuevamente entre nosotros. Desde 1886 los dos personajes más famosos de Robert Louis Stevenson han cobrado vida en innumerables films y obras de teatro y en un sinfín de épocas y lugares. En El Doctor Jeckyll y Mister Hyde, este Doctor, cuyo brebaje permite la transformación física desdoblando al ser humano en los dos aspectos de su conciencia: Respetabilidad externa y lujuria interna, permite que la fantasía del espectador se haga presente una vez más.

El enigmático Doctor Jeckyll y su alter ego Mister Hyde llegan al siniestro castillo Drácula para revertir la pócima que en un pasado lejano convirtió a un cuerpo en dos. Es el enfrentamiento de la honradez y la incorruptibilidad de uno contra la ... del otro.

La seductora prima de los Condes Drácula, Aragnida, ávida de placeres carnales y dinero, toma parte en esta contienda con el objetivo de hacerse de la formula para lograr ese poder que siempre deseo. Para lograrlo no vacila en utilizar sus encantos

Gladina, la criada del castillo, intenta, a pesar de su ingenuidad, ser participe de los curiosos acontecimientos que se van sucediendo a cada momento dentro del castillo de Drácula.

Su novio Ignacio, logra con su torpeza, su sinsentido y su falta de ubicación que un objetivo simple se transforme en una serie de disparates totalmente fuera de lugar, convirtiendo a ese objetivo en una tarea imposible de alcanzar.

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad