Sábado, 01 de Marzo de 2014

De Sergio de Cecco

En El reñidero Sergio De Cecco realiza una versión de la Electra de Sófocles, trasladando la trama al Palermo de 1905. En ella reaparece el personaje de Orestes que debe vengar la muerte de su padre, Pancho Morales, uno de los guapos o malevos de lo que en aquel momento se denominaba “la tierra del fuego”. Tal como en la pieza griega, Elena (la Electra de esta versión), sedienta de venganza por el amor desmedido que tenía hacia su padre, instiga a su hermano Orestes a matar a Santiago Soriano, amante de Nélida -madre de ambos-, y ganador en el duelo frente a Morales.
El título de la obra alude a los reñideros de gallos frecuentados por los guapos y, simbólicamente, a su mundo de sangre y muerte. Un mundo cuya decadencia retrata De Cecco al delinear el cambio de perspectiva socio-política de principios del siglo XX, junto a la desmitificación del guapo.