Domingo, 02 de Octubre de 2016

De Fernando Fernán Gómez

Llega una historia que hizo éxito en el cine el gran actor español Fernando Fernán Gómez

Ahora en el teatro argentino

Carlos Galván es el motor de una compañía de cómicos ambulantes; un actor de gran vocación, luchador e idealista.

Juanita, también actriz, es una mujer fuerte y avanzada para la época con un mundo imaginario muy fuerte que se hace presente en recuerdos de películas que ha amado desde pequeña y será el nexo con las pinceladas cinematográficas que aparezcan a lo largo de la obra.

Carlitos Piñeyro es hijo de Carlos Galván y, a pesar de no tener vocación ni interés por la actuación, terminará sumándose en reemplazo de Maldonado que los ha abandonado, "porque a la compañía le falta uno".

Los tres inician un viaje en el que nacen y mueren amores, hay separaciones dolorosas y encuentros felices, el trabajo se entremezcla con el amor, los problemas económicos con los familiares y el hambre con el triunfo soñado.

Ante la competencia con el incipiente cinematógrafo, el fútbol y la radio, Carlos Galván ve atónito como su trabajo se acaba y con él una parte de su vida, y decide probar suerte como extra en el cine.

Una historia que atestigua un momento histórico: el crepúsculo de una profesión, la de los últimos cómicos que recorren la España rural de la posguerra.

El guión que pertenece al gran Fernando Fernán Gómez, se entremezcla con escenas en registro clown y se cuenta con el lenguaje de las películas mudas, en una nueva poética que busca enaltecer una de las historias más entrañables y mágicas de la filmografía española: "El Viaje a Ninguna Parte" es una película que refleja como pocas la condición del artista.

Comentario de la autorización de Fernando Fernán Gómez

"Cuando pensé en generar un proyecto me atrapó la idea de hablar de la condición del artista, y de todas aquellas películas que me hicieron elegir esta vocación.

Había visto `El viaje a ninguna parte` en cine cuando tenía quince años y tenía un recuerdo entrañable, a mi criterio es una de las películas que mejor refleja los avatares de este oficio. Por eso elegí contar esta historia basándome en esta película y en mis referentes, en mis gustos más íntimos, en las películas de cine mudo de Chaplin, de Buster Keaton y de las grandes estrellas de los años 40, y contarla con aquellos recursos que disfruto siendo espectadora, como son el clown, el cine mudo y una buena historia.

Entonces comencé a trabajar en la adaptación. Cuando termine la primer parte, se la acerque a Fernando Fernán Gómez, junto con varias cartas contándole mi propuesta (a través de Argentores y Sgae). En esa primera instancia me respondieron que tenían que ver el guión terminado para poder autorizarme; era mucho trabajo sin tener la certeza de poder hacerlo, pero decidí asumir el riesgo, porque tenía mucha convicción de hacerla. Seis meses después presenté el guión terminado y poco tiempo después recibí la buena noticia, podíamos adaptar y representar `El Viaje a ninguna parte`."

Anabella Blanco

Miercoles 8 no hay función

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad