Viernes, 21 de Octubre de 2016

Sobre textos de Medea de Eurípides.

El amor. Un corazón roto. La contradicción del sinsentido. El abismo, lo inevitable.
Esta versión performática de la antigua Medea, se mueve entre corazones y brillos pop. Con tendencias estéticas surrealistas, donde un chelo es un guitarrón, donde el poder es un amante latino, donde Medea se pasea con una valija al estilo Almodovar, y es una, y es tres. Esta creativa puesta en escena se posiciona en el punto exacto donde coinciden el mundo onírico, y el desgarro del grito final que antecede a la tragedia.

Este proyecto es una co-producción Holando-Argentina y cuenta con el apoyo del Fondo Holandés de las Artes (FBKVB) The Netherlands Foundation for Visual Arts, Design and Architecture.

"Los antiguos griegos nos legaron con Medea la posibilidad que desde el arte se pusiera rostro y palabra a lo más profundo de la desesperación humana.

También plantaron un desafío, que sigue vigente: ¿Cómo gritar, cuando el dolor excede los límites del cuerpo, sin destruir el silencio que da sentido a la vida...?

¿Cómo resucitar la vida sin pasar por la muerte, que quita en vida el sentido de la existencia...?

Unas almas y unos cuerpos, desde un escenario en Buenos Aires, celebran hoy el desafío con un rigor, una imaginación, y una pasión que nos conmueve, que nos asombra. Convierten su visión de Medea, el extremo momento de decidir la muerte de los hijos, en un cielo atroz donde igual brilla la oscuridad sin nombre de la poesía. La invitación que nos hacen es trepar a su navío. Yo voy con ellos..."

Vicente Zito Lema (poeta y dramaturgo)

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad