Jueves, 21 de Enero de 2016

De Darío Campanals, Martín Irigoyen

La lucha de dos hermanos por la herencia de la corona, les muestra que el mundo donde están no es como ellos creían, sino que son piezas en una partida de ajedrez. Dos reyes. Enfrentados. El equilibrio de sus fuerzas (opuestas) detiene al sol y la luna, y son arrastrados a permanecer como estandartes sobre sus cabezas, viviendo así una larga decadencia bajo un continuo diluvio.





e-planning ad