Jueves, 14 de Enero de 2016

De Horacio Tignanelli

Siete actos narrados en un Teatro de Pollock, por quien alguna vez vio "Galileo Galilei"

"Quien no conoce la verdad es un tonto, pero quien la conoce y la oculta, es un criminal" (Bertolt Brecht, "Leben des Galilei", 1955)

Ad hoc estrena una adaptacion al teatrino del clásico de Bertolt Brecht "Leben des Galilei", que representa una visión humanista de la ciencia y la continua lucha contra los dogmatismos. La pieza fue especialmente escrita para las formas dramàticas del teatro de pollock y propone un ambiente muy especial entre la reducida platea, el titiritero y el fenómeno teatral, por recrear los códigos del juego infantil.

"Galileo, sobre la mesa" cuenta con el auspicio de la Universidad de Buenos Aires (UBA - Centro Cultural Rector Ricardo Rojas) y ha sido declarada de interés educativo nacional por el Ministerio de Educación de Argentina.

Sobre la técnica del espectáculo

Benjamín Pollock era un comerciante de pieles de la Inglaterra del siglo XIX. En Londres, se enamoró de Miss Redington, cuyo padre tenía una tienda en Hoxton Street. El negocio del viejo Redington eran los teatros de juguete, que vendía a modo de souvenir teatral por uno o dos peniques. Al morir Redington, la tienda, llamada The Juvenile Drama, pasó a Benjamín, quien entonces abandona para siempre su comercio de pieles. Desde entonces (fines del siglo XIX) los teatros de juguete o toy theatre se han configurado como una de las artes titiriteras más exquisitas. Operas, dramas, comedias y obras de todo tipo se escribieron para ser representadas en este tipo singular de teatrino. Se destacan, entre ellas, las escritas sobre las obras del alemán Johann Wolfgang von Goethe (1739-1832) y el ensayo titulado "A Penny Plain and Twopense Coloured" sobre el propio toy theatre, de Robert Luis Stevenson (1850-1894) quien, además, escribió varias piezas para el género. Los personajes del toy theatre son un ejemplo de muñecos de dos dimensiones cuya sustancia se ve (a diferencia, por ejemplo, del teatro de sombras). Los teatros de juguete son de pequeñas dimensiones y, en general, se manipulan sobre una mesa o un tablado. Son accionados desde atrás, con diversas modalidades. Pequeñas marionetas de hilo, figuras planas con varillas desde atrás, o bien con sostenes que permiten su movimiento sobre el escenario a través de ranuras o guías talladas en el mismo. Las funciones con teatrinos, con obras especialmente escritas para el mismo, crea un ambiente muy especial entre la reducida platea, el titiritero y el fenómeno dramático. La comunicación es intensa, pues los códigos del titiritero son los mismos que los que un individuo emplea, cuando niño, en cualquiera de sus juegos.





e-planning ad