Domingo, 16 de Octubre de 2016

De Roberto Tito Cossa
Si todos ganan... ¿quién pierde?, es el concepto que resume el argumento de la obra. Tres personajes de generaciones diferentes deben resolver el problema que les plantea la empresa para la que trabajan: es necesario reducir la cantidad de personal y uno de ellos debe irse. Pero para los personajes principales, la oficina es el espacio que da sentido a sus vidas. Ninguno quiere perder su empleo y, de la misma manera que en el juego de naipes, las alianzas y los engaños serán moneda corriente. Juventud y vejez, hombre y mujer, mentira y verdad, son palabras que aparecen frecuentemente en el texto de Cossa y en la puesta de Alejandro Fain. La idea de la puesta es plasmar el lenguaje del teatro con la estéctica del cine. La iluminación y la interpretación que recrean los actores, juegan un rol fundamental a la hora de unir los espacios escenográficos y de esa manera, poder deducir las disonancias espacio-temporales. Todos los personajes, de innegable vigencia, están claramente diferenciados y a lo largo de la obra, transitan un clima cordial y de camaradería.




e-planning ad