Domingo, 16 de Octubre de 2016

De Michele de Ghelderode

Cuando la miseria humana llega a su máxima y más deplorable realidad, cuando ya ni siquiera importa encubrirla con las mentiras sociales establecidas de urbanidad, cuando el ser humano muestra su costado más oscuro, egoísta y perverso, cuando al hombre no le queda más nada por perder, el único capaz de rescatar a medias tintas la idea original de la raza es el.

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad