Jueves, 14 de Enero de 2016

De Pablo Albarello

Dos ancianas en estado de decrepitud comparten sus últimos momentos entre relatos de insólitas historias y las más disparatadas visiones del mundo. Mientras el edificio en el que se encuentran arde en llamas, ellas despliegan la relación sádica que las une y sus juegos más macabros con los que se divierten coqueteando con la muerte.

Caminando en este filo, entre la vida y la muerte, entre el humor mas disparatado y la tragedia, el autor bucea en las profundidades de lo humano para hacernos reír de nosotros mismos; para hacernos pensar que los comentarios de estas queribles ancianas quizás no sean tan disparatados, y que la decrepitud no les pertenece sólo a ellas, sino también al mundo en estado de decadencia.

La obra nos propone a Martirio y Consuelo como metáfora de un decrépito y disparatado mundo, sus sádicas relaciones y macabros juegos.

Lombrices es una obra premiada por el Concurso de Teatro de Humor organizado por el Instituto Nacional del Teatro y Argentores.





e-planning ad