Domingo, 17 de Enero de 2016

Las hermanas Maroschi visitan a la prima Titina a fin de pedirle que les traiga un listado interminable de perfumes del free shop, ya que ella está a punto de embarcarse en el crucero Eladia Isabel de Buquebús.

"Si los querés comprar en una perfumería de por acá, te arrancan la cabeza."

Reviven viejas historias familiares dolorosas para convencerla pero Titina accede al pedido penosamente, pero con una condición.

"-¿Qué condición?

-Que me firmen un comprobante de pago..."

Las partes parecerían no entenderse y entre dimes y diretes llevan el asunto hasta las últimas consecuencias: la justicia.





e-planning ad