Lunes, 18 de Enero de 2016

Grupo: "Segundo Viento"

Será posible recorrer ese puente que lleva a la historia subjetiva de las palabras? ¿A ese ser y no ser de la vida y la pasión, del amor y del arte y de su fragua en la frontera de los días? Existe un soneto, tal vez el último que pudiera haber escrito William Shakespeare y jamás fue impreso. Un soneto cuyo extravío no sólo turba el descanso del poeta, sino que empuja la sed creadora de un trovador, quien busca la música para sus palabras. Trata de un encuentro con la vitalidad de la creación, con la poesía que es el alma de las letras, con el sonido que será palabra y música, con el amor, en la intimidad del señor Shakespeare, ese contemporáneo.





e-planning ad