Domingo, 13 de Noviembre de 2016

De Gerardo Naumann

Toda excusa es una representación. Se hace algo pero con un pretexto. Detrás de la excusa hay un texto real. "Tomemos un vino" es la excusa para estar juntos. Esta obra es una excusa. Me sirve para probar cómo contar una película que quiero hacer y que no hago. La película se llama Uruguay y es sobre un diario íntimo que le compré por casualidad a un cartonero. ¿Es posible creer más en el relato de un suceso que en el suceso mismo?¿Y si el relato se vuelve suceso?¿Qué pasa si durante la obra en la escena de pruebas de besos para la película la actriz y yo nos enamoramos?¿Nos tendríamos que ir a vivir a la escenografía? Esta obra es como esos extranjeros que después de vivir durante años acá empiezan a usar el "che" al hablar.

**(Por función serán invitadas dos actrices par participar de un casting que se realiza en vivo y durante cada una de las funciones. Estas tres actrices no volverán a estar en escena nunca más después de esa presentación.)

Este espectáculo formó parte del evento: Panorama en Work in Progress 2008

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad