Domingo, 17 de Enero de 2016

Durante 40 minutos el protagonista nos devuelve una mirada escalofriante de situaciones que probablemente están más cercanas a nuestro entorno que nuestra misma realidad.

Lo testimonial, la ingenuidad, la crueldad del castigo y las creencias populares se reúnen en un desesperado grito de libertad.

La puesta en escena impacta por su simpleza, pero al mismo tiempo por su sofisticación y sutileza.

Los espectadores rodean al actor, y circunscriben la conocida cruz del sur. El cielo como el límite de los sueños, el encierro como castigo por insospechados designios del destino

Este espectáculo formó parte del evento: Primer Festival de Teatro de las Siete Puntas





e-planning ad