Sábado, 16 de Enero de 2016

De Alberto Ajaka

La escena del amor. La obsesión por el ser amado se va. El desencuentro.

Ella es actriz y sueña con telenovelas y sombras. El televisor es la pantalla de los sueños.

Unos actores esperan su turno para hacer su oficio. Melodrama.

Es un sueño. Ella se mata

"...La hora nos despoja de un don inconcebible, tan intimo que solo es traducible en un sopor que la vigilia dora de sueños, que bien pueden ser reflejos truncos de los tesoros de las sombras, de un orbe intemporal que no se nombra y que el día deforma en sus espejos..."

El sueño. Jorge Luis Borges





e-planning ad