Jueves, 28 de Enero de 2016

Hoy nos introduciremos en el mundo del payaso, sin criticarlo y sin juzgarlo. Lo veremos en su estado natural, más bien dicho, real. Pero para ello tendremos que hacer un trato. Sí están de acuerdo, claro.
Todos conocemos las historias que ilustran el entrecruzamiento de realidad y ficción, como, por ejemplo la irrupción de alguien del público al escenario con el fin de salvar al protagonista ante alguna desgracia.
Como en los cuentos de hadas, que gustan a los niños y en los sueños mundanos de los adultos, les proponemos destruir la línea divisoria entre lo real y lo imaginario. Desde este punto de vista, que la fuerza de esta historia sea tan grande y el grado de identificación tal, que los personaje que ven moverse en escena, por un momento sea real. Que en nuestros desamparos y penurias vean las propias.
Que esta historia tenga un lugar entre ustedes, en sus historias.
Les decimos que por un momento jueguen con nosotros.

Se que todo esto parece una utopía. Pero también se que se puede lograr, ahora, en este instante, con ustedes y nosotros, con todos nosotros, iguales, humanos.





e-planning ad