Sábado, 05 de Noviembre de 2016

De Mariana Levy

Tres hermanas, una noche, una habitación…


Uno no elige cómo recuerda las cosas.

Sobre las hermanas Mísil

Para poder dormir primero uno tiene que hacer como que duerme. Hace la escena de dormir, cierra los ojos, se queda quieto y luego finalmente ocurre: se duerme. A menos que tengas hermanos. Y ellos no quieran dormir.

Las hermanas Mísil saben que hoy tampoco van a domirse. Van a hacer como si fueran a dormir pero van a no dormir.

Majo Mísil no duerme. Desde que pasó lo que pasó sueña todas las noches lo mismo. No quiere dormirse para no volver a soñar.

Y a sus hermanas eso les da miedo. Acampan las tres en la habitación de Majo. La cuidan, o intentan cuidarla a su manera.

Ellas lo saben. Y la cuidan. Y además de hermanas son cómplices. Y van a ser lo que las otras necesiten que sean. Una noche más como todas las noches.

Este espectáculo formó parte del evento: Buenos Aires, Sala Abierta





e-planning ad