Sábado, 29 de Octubre de 2016

De Víctor Hugo

En una pequeña ciudad de FRANCIA del siglo XVIII, llamada París…, transcurrían actos ignorados por la iglesia católica, quien tenía el poder de cada región europea.
El Papa (pontífice mayor), habría designado como Juez de cuya ciudad a un hombre culto, proveniente de una familia aristocrática.
Bien apuesto pero con un corazón oscuro y marchito, que por decisión propia abusaba del poder emanado y ocultaba a sus autoridades su accionar, precediendo con maleficios y daños morales a una raza diferente a la que poseía. Dicha raza es la Gitana.
El nombre de este hombre es FROLLO.
Años anteriores en que ocurren los hechos actuales, se vio obligado en tomar a su cargo,
a un niño deforme, que decidió esconder en el campanario de la Catedral Notre Dame (Nuestra Señora), para que nadie lo viera.
Lo llamó QUASIMODO, que significa Monstruo Deformado.
En aquellos años, el tener algún defecto físico era deshonrar a la comunidad francesa.
QUASIMODO creció sólo…, junto a sus fantasías y el sueño de poder un día caminar entre la gente que observa desde las alturas del campanario.
En su imaginación conversa con su Hada Madrina…, quien le aconseja y dice todo aquello que él necesita y quiere oír. Aprendió a leer, hablar y buenos modales humanos, gracias a las espaciadas visitas de su amo FROLLO, el Juez, quien además es el encargado de alimentarlo y muy de vez en cuando…, vestirlo.
Una vez al año se les permite a los gitanos realizar el Festival de los Tontos…, y QUASIMODO escuchando el consejo de sus amigas las Gárgolas, decide bajar y divertirse junto a todo el pueblo.
Aquí es el comienzo de esta historia humana que nos muestra que ¡El Bien…, siempre Gana!

Clasificaciones: Infantiles, Teatro




e-planning ad