Domingo, 02 de Octubre de 2016

De Juan Bautista Alberdi

EL GIGANTE AMAPOLAS trata del histórico enfrentamiento entre unitarios y federales, pero su autor, un liberal revolucionario (sic), no toma posición a favor de un bando u otro. Por el contrario, los destroza a ambos.

Esta sátira del siglo XIX se estrenó por primera vez en 1945 en el teatro Apolo, por el Tinglado Libre Teatro, con la actuación de Onofre Lovero.

¿Qué sentido tiene volver a hacer esta obra hoy?

En muchos aspectos, los argentinos nos comportamos todavía como unitarios y federales (esto no debe leerse como un discurso a favor del campo). Por lo tanto, la vigencia del texto se encuentra garantizada con creces.

En cuanto a su calidad, es una obra muy divertida que está llena de situaciones que parecen sacadas de la cabeza del propio Samuel Beckett (¿quién plagió a quién?)..

Alberdi escribe ácidamente sobre la revolución, la guerra, la Patria y sus libertadores. Pero en el final, hay que reconocerlo, se traiciona a sí mismo, al ponerse demasiado pedagógico y de una ingenuidad que se vuelve insufrible para un espectador de estos tiempos. Una verdadera pena, que esta Compañía buscará remediar proponiendo una variante algo arriesgada (bah, no es para tanto).

Como último argumento a favor de esta producción efímera, lo decimos sin pudor alguno, hemos elegido esta obra para no tener que pagar leoninos derechos de autor.

En fin. ¿Qué sentido tiene no hacer esta obra hoy?





e-planning ad