Domingo, 16 de Octubre de 2016

De Sófocles

Edipo es el mítico rey de Tebas, hijo de Layo y de Yocasta, que mató, sin saberlo, a su padre y desposó a su madre.

Al nacer Edipo, el Oculo de Delfos augura a Layo que el recién nacido le daría muerte y desposaría a su mujer. Layo, queriendo evitar semejante destino, ordena a un súbdito que mate a Edipo. Apiadado de él y en vez de matarlo, el súbdito lo abandona en el monte Citerón, colgado de un árbol por los pies. Otras versiones del mito cuentan que sus pies fueron atravesados por un clavo antes de ser atado al árbol.

Un pastor encuentra al bebé y lo entrega al rey Pólibo de Corinto. Mérope, esposa de Pólibo y reina de Corinto, se encarga de la crianza del niño llamándolo Edipo, el "de pies hinchados" por haber estado colgado. Al llegar a la adolescencia y por habladurías de sus compañeros, Edipo sospecha que no es hijo de sus pretendidos padres. Para salir de dudas visita el Oráculo de Delfos. Apolo, también llamado Febo, regente del oráculo le augura que dará muerte a su padre y luego desposará a su madre. Creyendo que sus padres eran quienes lo habían criado, decide no regresar nunca a Corinto para huir de su destino.


En el camino hacia Tebas, encuentra a Layo en una encrucijada de tres caminos, discuten por la preferencia del paso y Edipo lo mata sin saber que era el rey de Tebas y su propio padre. Más tarde Edipo encuentra a la esfinge, un monstruo que daba muerte a todo aquel que no pudiera adivinar su acertijo y que atormentaba al reino de Tebas. A la pregunta de cuál es el ser vivo que camina en cuatro patas en el alba, con dos al mediodía y con tres al atardecer, Edipo responde correctamente que es el hombre. La esfinge, furiosa, se suicida lanzándose al vacío y Edipo es nombrado el salvador de Tebas. Como premio, Edipo se casa con la viuda de Layo, Yocasta, su verdadera madre. Tendrá con ella cuatro hijos: Polinices, Eteocles, Ismene y Antígona. Al poco tiempo, una terrible plaga cae sobre la ciudad, ya que el asesino de Layo no ha pagado por su crimen y contamina con su presencia a toda la ciudad. Edipo emprende las averiguaciones para descubrir al culpable, y gracias a Tiresias y el relato del pastor que lo había abandonado en el monte Citerón descubre y corrobora que en realidad es hijo de Yocasta y Layo y el asesino que anda buscando. Al enterarse Yocasta que Edipo es en realidad su hijo se da muerte, colgándose en el palacio. Horrorizado, Edipo se quita los ojos con los broches del vestido de Yocasta y abandona el trono de Tebas, escapando al exilio

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad