Lunes, 18 de Enero de 2016

De Tian Gombau

Grupo Artecon (Bolívar-Bs.As)

Un día, el tío Pasqualo en vez de peces comienza a recoger en sus redes palabras. Palabras que andan a la deriva, arrojadas por gente que no ha sabido qué hacer con ellas.

Sebastián induce a su tío a poner una tienda de palabras, para darlas y recibirlas y a partir de allí se construirán las historias que ambos personajes nos contarán: un niño y su monstruo; un viejo y sus cartas de amor; un extraño cementerio de niños.





e-planning ad