Viernes, 28 de Octubre de 2016

De Federico García Lorca

Teatro Estable de la Provincia de Tucuman

La Puesta en Escena. ¿Quién no conoce a García Lorca, o Bodas de Sangre?

Esta puesta en escena vuelve atrás, a lo que podría verse como un principio -si lo real lo tuviera. Esto es una puesta onírica donde la madre, que ya ha perdido a su marido y a su hijo mayor y que sólo tiene ojos para el vívido cuchillo de la muerte, oficia escénicamente como un espejo. Acaso uno podría preguntarse quién sueña. Y como en los sueños, la realidad es un tejido nervioso donde cada escena se conecta con la otra por múltiples y mágicas dendritas que le son propias a cada cual y que refulgen, sin embargo, en todas, con naturalidad. Porque el sueño tiene, en el soñador, la presencia totalizadora de lo que no se discute. Y es lo que esta puesta busca: meternos en el mundo onírico de lo que se ve plenamente, sin esto ni esto otro, ni explicaciones; lo que está, está desde antes, desde adentro, con esa fuerza oscura de tierra roja desgarrándose.
La sangre de estas Bodas como un embudo nos arrastra hacia el vacío que nos dará la Forma.
Nicolás Aráoz

Notas sobre García Lorca y su obra Bodas de Sangre
Federico García Lorca tardó cinco años en escribir Bodas de sangre, obra que inició inspirado en la crónica periodística de un asesinato ocurrido en la víspera de una boda. Su intención, según sus propias palabras, fue crear un "documental fotográfico" en el cual concebía a los personajes como un hecho poético, pese a que podía reconocerlos en algunos rasgos de personas que lo rodeaban.
Bodas de sangre se estrenó en marzo de 1933. En esos días Adolf Hitler asumía el mandato en Alemania..
García Lorca insistió a los actores que daban carnadura a los personajes de su obra: "sin grandilocuencias, sin lorquismos."
Estaba convencido de que era primordial respetar los propios instintos. "El día que uno deja de luchar contra sus instintos, ese día se ha aprendido a vivir". Le conmovían tanto las antiguas 'cañas' españolas como la música de Beethoven, en las que creía percibir el 'Sonido Negro'. La muerte fue siempre un tema de su interés y conservaba de ella vívidas imágenes de su infancia que ha evocado a lo largo de toda su obra.
El poeta Federico García Lorca murió fusilado en agosto de 1936, a los 38 años de edad, a poco de haberse iniciado la Guerra Civil Española. Dejó una prolífica obra literaria como legado. Su partida de defunción atribuye su muerte a "heridas producidas por hecho de guerra".

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad