Jueves, 14 de Enero de 2016

He aquí que me atrevo a hablarte, yo, yo que soy polvo y ceniza.

Génesis 1. 18. 27

…Sentimiento de la criatura que se hunde y anega en su propia nada y desaparece frente a Aquél que está sobre todas las criaturas….

Rudolf Otto: Lo Santo

Tú eres.

Ni el escuchar del oído ni la luz de los ojos pueden llegar a ti.

Ningún cómo, ningún por qué, ningún dónde te conviene como signo.

Tú eres.

Tu misterio es recóndito.

¿Quién podrá sondearlo

tan profundo, tan profundo

quién lo encontrará?

Atta Nimsa

El estremecimiento es la parte mejor de la Humanidad. Por mucho que el mundo se haga familiar a sus sentidos, siempre sentirá lo enorme profundamente conmovido.

Goethe: Fausto

Numen “del objeto numinoso solo se puede dar una idea por el peculiar reflejo sentimental que provoca en el ánimo”. Equivale al Santo, menos su componente moral y menos cualquier otro componente racional. Puede facilitarse su comprensión guiando (en éste caso al espectador) por medio de sucesivas delimitaciones, hasta el punto de su propio ánimo, en donde tiene que despuntar, surgir y hacérsele consciente. Solo puede suscitarse, sugerirse, despertarse, como en definitiva ocurre con cuanto procede del espíritu. Analógicamente pero sin serlo, podemos “explicarlo” al sentimiento de la propia insuficiencia, incapacidad y sujeción a las condiciones del contorno. Fuente del comentario: Rudolf Otto, Lo Santo.

La confrontación cotidiana con las carencias de espacio, alimento y afecto conducen a una desesperada y a veces silenciosa búsqueda de trascendencia de las condiciones de vida. NUMEN no la señala pero la sugiere a partir de una concientización de nuestras limitaciones frente a circunstancias reductivas; represión, catástrofe natural, despojamiento de esencia. En el proceso de éste trabajo se insinúa el afinamiento de las herramientas perceptivas y anímicas; se desarrolla una mirada abarcativa respecto de nuestras acciones y estrategias de sobrevivencia, metáforas del Uno y su Disolución, en la que aparezcan, aunque poéticamente - ¿no es la poesía una salida?- accesos a la trascendencia de éstas reducciones. La representación, que deja de serlo cuando participa un elemento numínico sea éste ritual, ceremonial o celebratorio, se dirige pues a una emoción y a una reflexión que encuentran cuna en una pluralidad de generaciones, actividades y estilos.

La condición camarística del ejercicio, más cerca de una confesión de que una exposición, pone en duda a la aparente representación. Es ése el primer obstáculo y a la vez la llave para superarlo. En el presente caso más allá de las condiciones voluntariamente mínimas del espacio, se trata de una conjunción de intérpretes, entre los que se encuentran Rosana Zelaschi, Sofía Mazza o Miguel Elías, de la producción original estrenada en el Teatro del Sur en 1991, con reconocidos profesionales como Romina Pedroli o Cecilia Elías y otros de la actual generación, como Elena Ponce, Bernardo Villafañe o Santiago Azatti.

Este espectáculo formó parte del evento: Rojas Danza 2011





e-planning ad