Martes, 18 de Octubre de 2016

De Roxana Berco, Ezequiel Siddig, Pablo Toporosi, Denise Traverso

A partir de improvisaciones y textos del elenco. -

En una Rosario mí­tica, una tribu urbana se congrega en torno a un Otelo barrabrava. La traición aparece como equí­voco, como ruptura de código, producto de una exacerbación de la impunidad que sale cual tiro por la culata.
No es la historia de un hombre; es la historia de un funcionamiento social. Una paleta variopinta de todas las violencias: la autodestrucción, el d¡álogo de sordos, la memoria de la guerra, el sexo sin rostro, la falopa. Y antes de todas ellas, la traición. Pero no como corolario, sino como punto de partida. La tribu es una tergiversación del drama shakesperiano de Otelo. Una antitragedia: al destino le gana un azar esquizofrénico.
"La tribu, trabajo en retroceso" es una comedia negra. Aquí, el dios del tiempo Cronos corre sin brújula. La muerte puede acontecer por un hecho fortuito. Hay seres que avanzan hacia el futuro sólo como reproducción de una violencia primordial, fundadora del pasado.
Un presente que se desboca, ciego. Una reiteración involuntaria e irremediable. No hay escapatoria porque no hay descanso para la ceguera. Nadie se ve. Sin embargo no pueden dejar de estar juntos, de ser La Tribu.

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad