Lunes, 21 de Noviembre de 2016

De Elisa Carricajo

Década de 2030. Buenos Aires. Magalí lleva un largo rato discutiendo con Ana y no se están entendiendo. Máximo mira en las vidrieras de la cuadra de su casa cosas que nunca va a comprar. Ella hace tiempo en una confitería.

Imaginar una historia en el futuro suele ser una especie de ejercicio en espejo que pone en juego, al mismo tiempo que proyecta, un determinado vínculo del presente con el pasado. ¿Cómo construir entonces una escena cotidiana que transcurra dentro de unos treinta años? No se me ocurre que vayan a llegar los extraterrestres. Ni que el mundo podría explotar. Nada hace pensar que vaya a haber un cambio que lo transforme todo de un día para el otro y, sin embargo, tantos cambios ocurren todos los días. Una contradictoria sensación parece indicar que en paralelo a una desenfrenada, veloz e inaprensible transformación tecnológica y biotecnológica, pocas novedades nos esperan en otros terrenos. Los vínculos humanos ofrecen extrañas resistencias. Como una babosa gorda y lenta, se arrastran pesados al lado de los cambios y los acomodan como pueden en las maneras de entender el mundo que conocen de antaño. Esta sensación fue el punto de partida de este trabajo.

Elisa Carricajo

Este espectáculo formó parte del evento: Operas primas

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad