Jueves, 09 de Octubre de 2014

De Alberto Vaccarezza

GRUPO TEATRAL: Calaveras y Diablitos

Representativa de su género, esta obra de Alberto Vacarezza nos muestra personajes tipos de una época significativa de nuestra historia. En el espacio del patio del conventillo se mezclan los argentinos y los extranjeros llegados de distintas partes del mundo como resultado de las grandes corrientes inmigratorias de fines del siglo XIX y principios del siglo XX. Allí se encuentran el tano, el gallego, el turco y el porteño y surge el conflicto por cuestión de polleras que Vacarezza expone con gran frescura y claridad. Si bien lo cómico predomina, hay lugar también para la reflexión y la exaltación de ese gran sentimiento movilizador de la conciencia humana que es el amor.

Conocedor de la situación, el autor recrea con gran maestría la lengua a la que cada uno de los personajes le da su matiz especial. Y en ese cocoliche se entienden y desentienden los personajes que, con su juego, van desarrollando la caricatura de costumbres. Ése es el sainete criollo, que heredero del español, se aporteña adoptando un lenguaje propio y caracteres que lo hacen único.

El género tiene en su época varios cultores. Con los mismos “ingredientes” aparecen obras que son bien recibidas por un público ávido por acercarse al teatro. Mezclados sabiamente por Alberto Vacarezza los reconoceremos de inmediato en la obra que aquí presentamos. Son los que llevan a este autor a definir así el sainete en “La comparsa se despide”:

Un patio, un conventillo
Un italiano encargao,
Un goyega retobao
Una percanta, un vivillo,
Un chamuyo, una pasión,
Choque, celos, discusión,
Desafío, puñalada,
Aspamento, disparada,
Auxilio, cana...telón.

Este espectáculo cuenta con el apoyo de Proteatro.

Este espectáculo formó parte del evento: Todos al Teatro





e-planning ad