Domingo, 16 de Octubre de 2016

El profundo realismo de la propuesta acaricia la farsa, lo grotesco y el drama, permitiendo además que el humor se asome en cada escena. Contrastes sociales, mentiras, demagogia, violencia e injusticia son las causas del ingenuo optimismo de los "rebeldes desposeídos", que esperan el regreso de su otrora salvador en un mítico avión negro. Una obra que sacude por su vigencia: plena de simbologías, hermetismo y elementos esotéricos. Un elenco que no ahorra recursos para provocar a los espectadores, desde el bullicio de una murga que irrumpe en el momento menos esperado hasta el desnudo del cuerpo como símbolo del despojo de esos constantes disfraces morales de la dirigencia política y gremial.




e-planning ad