Martes, 15 de Septiembre de 2015
Miércoles, 25 de Marzo de 2015

27 de marzo: Día Mundial del Teatro. El mensaje del director polaco Krzysztof Warlikowski

El 27 de marzo se celebra el Día Mundial del Teatro 2015 y, como todos los años, una figura consagrada de las artes escénicas es elegida por el Instituto Internacional del Teatro (ITI) para que comparta un mensaje con toda la comunidad.

Desde que en Helsinski, en junio de 1961, el Centro Finlandés del ITI propuso su instauración, todos los 27 de marzo -fecha de la apertura en 1962 del "Teatro de las Naciones", temporada en París-, personalidades como Jean Cocteau, Arthur Miller, Eugene Ionesco, Peter Brook o Luchino Visconti, han sido elegidas como voceros. Incluso el director argentino Jorge Lavelli envió su mensaje a todo el mundo en 1992.

Este año es el turno del polaco Krzysztof Warlikowski, uno de los más destacados e interesantes directores de teatro de su generación. Aquí, su mensaje por el Día Mundial del Teatro 2015, traducido a 29 idiomas:

Los verdaderos maestros del teatro se pueden encontrar muy fácilmente lejos del escenario. Y por lo general no tienen interés en el teatro como máquina para reproducir convenciones y clichés. Buscan las fuentes de la pulsión y las corrientes vivas que evitan las salas de representación y a las multitudes que prefieren la copia de un mundo o de otro. Preferimos copiar en vez de crear mundos que inciten al debate con el público, que se centren en las emociones que se acumulan bajo la superficie. En realidad no hay nada que pueda revelar tantas pasiones ocultas como el teatro.

A menudo vuelvo a la prosa como una guía. De vez en cuando me sorprendo pensando en escritores que hace casi un siglo profetizaron el declinar de los dioses europeos, y describieron el crepúsculo que hizo sucumbir a nuestra civilización en una oscuridad que aún espera ser iluminada. Estoy pensando en Franz Kafka, Thomas Mann y Marcel Proust, pero también incluiría hoy a John Maxwell Coetzee en este grupo de profetas.

Su sentido común sobre el inevitable fin del mundo -no del planeta, sino del modelo de las relaciones humanas- y del orden social y el caos, es considerablemente actual para nosotros hoy día. Para nosotros que vivimos después del fin del mundo. Para nosotros que enfrentamos crímenes y conflictos que se encienden diariamente en nuevos lugares más rápido que los ubicuos medios de comunicación. Estos fuegos se vuelven aburridos muy rápidamente y desaparecen de las noticias, para nunca más volver. Y nos sentimos desprotegidos, horrorizados y acorralados. Ya no podemos construir torres, y las murallas que levantamos obstinadamente no nos protegen de nada -por el contrario, ellas mismas piden protección y cuidado, lo que nos hace consumir una gran parte de nuestra energía vital. Ya no tenemos la fuerza para tratar de mirar lo que hay más allá de las puertas, detrás de los muros. Y es precisamente por eso que el teatro debe existir y donde debe encontrar su fuerza. Mirar más adentro de lo permitido.

“La leyenda busca la explicación de lo inexplicable. Está aferrada a la verdad y debe terminar en lo inexplicable”- así es como Kafka describió la transformación de la leyenda de Prometeo. Siento profundamente que esas mismas palabras deberían describir el teatro. Y ese tipo de teatro que se aferra a la verdad y termina en lo inexplicable es el que deseo para todos sus trabajadores, para los que están en el escenario y para los que están en el público. Lo deseo con todo mi corazón.

Publicado en: Notas e Informes

Comentarios





e-planning ad